¿Cómo se determina la riqueza de un país?

La riqueza de un país puede determinarse por medio de un consolidado de datos reflejados en un indicador, el cual es un dato o información que representa significativamente a un universo de datos, que nos sirve para conocer o valorar las características y la intensidad de un hecho o fenómeno.[1] Existen diversos indicadores que se utilizan para determinar la situación económica de un país frente a la economía mundial y definir si está en crecimiento, desarrollo o recesión económica.

Sin embargo, el indicador más preciso para ello y el que utilizan los economistas es el producto interno bruto (PIB). Existen otros indicadores que pueden auxiliar en la determinación de la riqueza y el crecimiento de un país como el coeficiente Gini, el índice de desarrollo humano, el tipo de cambio, entre otros. No obstante nos enfocaremos en el PIB ya que es el más utilizado por los analistas. Cabe mencionar que conforme fluctúan los ciclos económicos, ya que con el transcurso del tiempo los países toman el papel de proveedor o deudor, también cambian los indicadores que afectan al PIB.

¿Qué es el PIB?

Es el valor total de la producción de bienes y servicios finales de un país en un periodo determinado.

En México, el PIB es calculado por el INEGI, en otros países es calculado por las instituciones oficiales y auditadas por instituciones supranacionales.

El PIB se categoriza en los siguientes rubros:

  • PIB nominal: es el resultado del valor monetario de los productos y servicios finales durante un periodo determinado, por ello considera factores de ese periodo de tiempo, como por ejemplo la inflación y el valor de mercado de los bienes y servicios. Por ello, este PIB puede incrementar si la inflación aumenta aunque no se hayan producido más bienes.
  • PIB real: este indicador considera la inflación sobre los precios,  por lo que refleja el aumento real basado en la producción del país sin influencia de cifras externas.

  • PIB per cápita: este no es más que la división del PIB de un país, comúnmente en su forma nominal, entre el número de habitantes que residen en él. Este dato puede llegar a ser algo controversial ya que la riqueza no es equitativa, pero para clarificar este punto tenemos el coeficiente de Gini (pueden verlo en otro de nuestros artículos).

¿Cómo se calcula el PIB?

El producto interno bruto nos permite medir el crecimiento y riqueza económica de un país mediante la siguiente ecuación:

PIB = Consumo + Inversión + Gasto público + Exportaciones – Importaciones

Desglosando de manera breve cada una de las partes de la fórmula, comenzamos con el consumo, el cual se refiere a los bienes y servicios que un país produce y la población y las empresas que los pueden adquirir. Entiéndase por bienes como cualquier producto o mercancía tangible, tal como alimentos, electrodomésticos, transporte, productos de higiene personal, etc. Así, entiéndase por servicios lo que conforma el trabajo que desempeña un profesionista o trabajador, como por ejemplo, servicios de docencia, salud, ingeniería, servicios públicos, entre otros. Los servicios también incluyen el suministro de energía eléctrica, gas, petróleo, los seguros, las comunicaciones, las consultas médicas, asesorías legales, entre otros.[1]

Luego tenemos la inversión, la que se refiere a cuando la población, las empresas o los gobiernos, asignan recursos económicos con el objetivo de obtener un beneficio, por ejemplo, la construcción de edificios, carreteras, puentes, aeropuertos, o la compra de maquinaria y equipo para hacer más eficiente la producción de bienes.[2] Los gastos se refiere a los gastos de gobierno y de las administraciones públicas como la construcción de escuelas, edificios de gobierno o servicios públicos, salarios de los funcionarios, eventos públicos, entre otros. En este rubro se excluyen las pensiones y los seguros por desempleo porque no involucran intercambio de servicios. Es por ello que los gobiernos buscan incrementar los años para la jubilación ya que no les parece redituable pensionar a un alto número de la población que dejará de ser productiva mientras que la población joven va en decremento y se tendrá menos ingreso, caso similar al que está ocurriendo en Francia donde se busca incrementar la jubilación de los 62 años a los 64 años.

Las exportaciones se refieren a los productos internos que el país en cuestión comercializa internacionalmente. Esto suma positivamente al PIB ya que se trata de una venta del producto interno, lo que sitúa al país en el papel de vendedor.

Por otro lado, las importaciones restan a la fórmula del PIB ya que ahí el país toma el rol de comprador o deudor, siendo quien adquiere el bien exportado de otro país.

El PIB nos ayuda a conocer el crecimiento económico de nuestro país y de los demás. Actualmente, el PIB de México es 1.3 billones de dólares para 2022, situándose en el lugar décimo sexto de la lista mundial. El país con mayor PIB es Estados Unidos con 25.3 billones de dólares para 2022, seguido por China con 19.9 billones de dólares y en tercer lugar Japón con 4.9 billones de dólares.[1]

Y tú, ¿cómo piensas que la economía puede lograr indicadores positivos? ¿Qué otros indicadores conoces? Conoce más sobre este tema en la Maestría de Gestión Ejecutiva Internacional de la Universidad Iberoamericana.

Y si te interesa saber más sobre los ciclos económicos puedes leer nuestro artículo “Ciclos económicos” de la Maestría de Logística Internacional de la Universidad Iberoamericana.


[1] https://es.statista.com/estadisticas/600234/ranking-de-paises-con-el-producto-interior-bruto-pib-mas-alto-en/


¿Te gustaría recibir nuestro más reciente contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter, prometemos no enviarte spam

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu correo electrónico.