¿Existe el derecho sin el estado?

Para comenzar a abordar este tema sería interesante primero realizar una pequeña analogía, y es que nos encontramos ante el juego de que fue primero, si el huevo o la gallina. Eso mismo lo podemos trasladar a ¿qué existió primero, el estado o el derecho? Ambos términos están estrechamente ligados puesto que en el sistema jurídico que conocemos actualmente en México, existe una relación simbiótica entre los mismos, ya que de acuerdo a la concepción actual no es posible percibir un estado que no se encuentre fundamentado en el derecho, así como no es dable contemplar formas de creación del derecho en que no intervenga el estado.

Dicho lo anterior y realizando un reduccionismo con un fin meramente ilustrativo, consideremos al derecho como una serie de normas jurídicas que rigen y dan estructura y pauta al actuar de la sociedad. De ello, podemos destacar el carácter sancionador de las mismas, el cual consiste en que el derecho es un conjunto de supuestos, de cuya actualización se desprenden consecuencias jurídicas.

Siguiendo la misma tónica, imaginemos al estado como una ficción jurídica, mediante la cual una sociedad determinada, dentro de un territorio que les corresponde, cede parte de sus libertades a un poder común, con la intención de poder sobre llevar la carga de vivir en conjunto con los demás (idea central de El contrato social de Rousseau).

Teniendo en consideración la idea más básica de ambos conceptos, podemos decir que Estado es una palabra meramente jurídica, que encuentra su justificación dentro de los confines del derecho, el cual, a su vez, comparte finalidad con el Estado, que no es otra más que buscar un bien común a la sociedad que les dio vida, utilizando las herramientas que tienen a la mano para realizar tal afrenta.

En conclusión, dada a la naturaleza creadora del derecho, podemos estimar que el estado nos es más que fruto del mismo, que mediante una evolución constante a través de los siglos, dio nacimiento a una abstracción que une a la las sociedades humanas, y que, en virtud a su misma transformación, se ha ido perfeccionando y adaptando de tal manera que ha logrado crear una relación de cooperación entre el propio estado y derecho, donde no es posible que exista uno sin el otro, a tal grado que en la actualidad, en un país como México, la separación de ambos conceptos nos llevaría a una incertidumbre jurídica que  haría temblar los cimientos de toda la sociedad.

Si encuentras de tu agrado el presente artículo, se te realiza la atenta invitación a cursar la Maestría en Derecho que ofrece la Universidad Iberoamericana Tijuana.

Photo by Tingey Injury Law Firm on Unsplash

¿Te gustaría recibir nuestro más reciente contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter, prometemos no enviarte spam

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu correo electrónico.